pensemosencambiar

Wednesday, November 15, 2006

CIENCIA EN EL PARQUE

En agosto abre sus puertas Maloka, el primer centro interactivo de ciencia y tecnología del país.
Ahí solo se ve una bola grande y una plazoleta, asegura un vecino de Ciudad Salitre, uno de los más recientes desarrollos urbanos de Bogota, para quien la zona cercada no es más que un potrero. Pero contrario a lo que ese hombre cree, ahí si están ocurriendo cosas. En los 22.000 metros cuadrados que tiene el lote se desarrolla la propuesta educativa más ambiciosa de los últimos años: Maloka, el primer centro interactivo de ciencia y tecnología del país.La idea surgió hace siete años cuando un grupo de investigadores de la Asociación Colombiana para el Apoyo de la Ciencia, liderados por la bióloga Nohora Elisabeth Hoyos, se dieron cuenta de que en Colombia no existía una institución educativa no formal orientada a la promoción de la ciencia. Para ofrecer una alternativa comenzaron a reclutar a profesionales de diferentes áreas, quienes se dieron a la tarea de diseñar un megaproyecto cultural y tecnológico que pusiera al alcance del público los más importantes logros del conocimiento. El proyecto contó con un pool de asesores entre los que se destacan el premio Nóbel de física León Lederman y el neurólogo colombiano Rodolfo Llinas.Los frutos de este trabajo se conocerán a partir de la primera semana de agosto cuando Maloka abra sus puertas al público. Allí los visitantes podrán desentrañar los misterios del universo, las maravillas del cuerpo humano, las curiosidades de la física y los avances de la informática. El talento colombiano tiene allí su mejor muestra: la mayoría de los instrumentos desde el software de los equipos hasta el diseño de las escaleras musicales es el resultado del trabajo de un grupo de investigadores locales.Para no alterar el equilibrio arquitectónico de Ciudad Salitre, el 80 por ciento de la construcción es subterráneo. En la superficie solo se edificaron la fuente computarizada, el reloj de sol, el prisma de cristal, los anillos flotantes, el cine domo y la biela gigante. Las edificaciones son coeficientes y cuentan con un avanzado sistema para el manejo de agua, energía y basuras.Hasta el momento se han invertido 12.000 millones de pesos, aportados por entidades oficiales, empresa privada y donaciones particulares. Aunque Maloka no es el primer proyecto en su genero en México hay 17=, los pronósticos prevén que se convertirá en el centro mas grande de Suramérica con un millón de visitantes al año.

SI TOCAR
Siguiendo los preceptos de la educación experiencial, Maloka busca que las personas entiendan los principios científicos que se ocultan tras el funcionamiento de todo lo que las rodea. Allí las teorías, que en el colegio parecían monótonas y aburridas, se convertirán en una emocionante aventura.Durante el recorrido el visitante podrá ver una membrana celular a gran escala, sentir el paso de los electrones por su cuerpo y experimentar en carne propia, encerrado en una jaula metálica, la fuerza de un rayo. Tendrá acceso a un programa de computador para crear organismos vivientes, podrá armar la síntesis de las proteínas en un rompecabezas y encender un motor de combustión A través de una melodía, podrá entender lo que sucede cuando una célula lucha contra el cáncer, como representan los servicios públicos y como se determina en un laboratorio el grupo sanguíneo. En la sala espacial, una cocina permitirá hacer planetas y estrellas y podrá observarse el espectro de luz que producen. En una cámara de niebla se simula la trayectoria de las partículas ra-diactivas y en la zona de biodiversidad se reproduce el ecosistema de la sabana de Bogota. Los niños podrán caminar por superficies inestables, manipular chorros de agua y atravesar un túnel de aire.Para cerrar con broche de oro, el público podrá entrar al cine domo iwerk, el sistema de proyección más moderno del mundo, con una pantalla cuya curvatura es de 135°, una cinta seis veces más grande que la convencional y siete canales de sonido.Maloka tendrá además un almacén especializado, en donde se conseguirán desde comida para astronautas hasta telescopios. En la segunda etapa, prevista para finales de 1999, habrá una sala dedicada al cerebro, un planetario, un observatorio astronómico y un simulador de vuelo.Así como los indígenas del Amazonas usan la maloca como centro de reunían, los promotores de Maloka buscan que el lugar se convierta en el epicentro de un proceso que permita la apropiación de la ciencia como algo cotidiano. Las instalaciones no tendrán cercas y los guías serán los mismos habitantes del sector. Para apoyar la labor educativa de la escuela se han organizado campamentos para niños y talleres de actualización para profesores.Maloka es una muestra clara de que Colombia tiene gente pensando en el futuro y que es imperativo ponerse al día en el desarrollo tecnológico porque, como dice uno de los asesores del proyecto, Lederman. "Ser analfabeta científico en el siglo XXI supone una limitación semejante a la de no saber leer y escribir en la época actual.


REVISTA SEMANA





0 Comments:

Post a Comment

<< Home